Buscar este blog

Políticas de Privacidad

.

Tortas fritas y chipás


Tortas fritas:

1 taza de salmuera
1 cucharada de manteca o grasa vacuna
Harina necesaria
Aceite o grasa para freír
Chipá y torta frita para días de lluvia
Comenzamos haciendo la salmuera con agua tibia y dos cucharaditas de sal fina, incorporamos la manteca o grasa para que se derrita y luego agregamos la harina hasta formar una masa homogénea. Lo típico es formar pequeños bollos, estirarlos más o menos de medio centímetro de espesor y hacer dos o tres cortes diagonales, para que en la cocción no se hagan burbujas. Una vez estiradas, las freímos en grasa o aceite vegetal bien caliente, de un lado y del otro. Se doran rápido, así que tenemos que estar atentos. Una vez cocidas, se les puede agregar más sal fina por encima o azúcar.

Chipás:

4 huevos
500 gramos de almidón de mandioca
500 gramos de queso semiduro en hebras o cubos pequeños (puede ser Holanda, Danbo, Pategrás, Gouda o similares)
200 gramos de manteca pomada
Media taza de leche
Media taza de queso rallado
Una cucharadita de polvo de hornear
Sal y pimienta
Esta receta tiene más ingredientes, pero el resultado es excelente. Comenzamos mezclando el almidón con la manteca, los quesos, el polvo de hornear, la sal y la pimienta, es decir, todos los ingredientes secos. Luego le agregamos un batido de huevos y leche. Es recomendable ir incorporando de a poco y mezclar con una cuchara o un tenedor, para que se integre todo de la mejor forma posible. La masa va a quedar pegajosa y elástica. Una vez lista nuestra preparación, formamos pequeñas bolitas (más o menos de 10 gramos) y las colocamos en una placa enmantecada. Cabe destacar que hay que ubicarlas bastante separadas, ya que con el polvo de hornear, durante la cocción van a aumentar de tamaño, y si están muy juntas se van a pegar, y como resultado vamos a tener un solo gran chipá. Esta placa va a ir al horno hasta que estén dorados, dependiendo del tamaño, van a ser 10 a 30 minutos. Recomiendo comerlos calentitos y recién hechos, ya que si los hacemos de un día para el otro pueden resultar gomosos o duros. Una buena idea es preparar las bolitas de masa y tenerlas congeladas, así cada vez que nos den ganas de comer estos riquísimos chipás, los sacamos del freezer y los horneamos, de esta forma siempre los vamos a tener recién hechos para disfrutarlos de la menor manera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Abu